Entrevista a Vargas Llosa (2006)

Posted on 6.septiembre.2009

0


Acabo de leer esta entrevista al escritor y pensador Mario Vargas Llosa, las preguntas fueron formuladas por los visitantes al sitio web del diario español El País (la entrevista ya tiene sus años pero el contenido es interesante):

http://www.elpais.com/edigitales/entrevista.html?encuentro=1908

Si el escritor define al “terrorismo” como a continuación, ¿cuál sería su definición de “guerra”?:

(Terrorismo:) Mediante la utilización de la violencia se pueden conseguir determinados objetivos políticos o religiosos; es la eliminación de vidas humanas para conseguir determinados objetivos. Es, básicamente, la idea más extrema de que el fin justifica los medios, de la negación de los Derechos Humanos.

Uno de los participantes hace una pregunta clave a la que Vargas Llosa, como decimos en México, “le sacó la vuenta”, en otras palabras evitó comprometerse con una explicación más profunda puesto que es consabido su apego a las ideas capitalistas. Esta es la pregunta (en la entrevista pueden ver que al extenderse no habló de los EU, ni de su protegido Israel, tampoco de la ONU):

Tras décadas de incumplimiento de resoluciones de la ONU y de una política de represión extrema sobre Palestina, asentamientos, muro, refugiados, miseria,ocupación y destrucción de poblados… ¿No era previsible una progresiva radicalización de los palestinos? ¿No han contribuido Israel y EE UU ha crear este interlocutor que ahora rechazan?

Dicho de paso, estoy de acuerdo con lo que sugiere quien formula la pregunta, quizás la radicalización de las maniobras palestinas fueron un intento por zafarse de una situación más y más constrictora.

Yendo a otra de las preguntas, en un inicio estuve de acuerdo con su respuesta pero luego me quedé reflexionando al respecto:

¿La democracia islamista es la dictadura del pueblo?

La respuesta del señor Vargas Llosa parece exacta a primera vista, sin embargo, la clave en ella es el adjetivo “radical”. Tal calificativo le da tintes de férrea obcecación y bárbaro pragmatismo al credo al que se le atribuya, ya sea político, religioso o cultural. No todos los islamitas son radicales, pues si de una regla se tratara ¿cómo podría justificar el escritor a la creciente población de musulmanes en países denominados democráticos como EU y Europa occidental?

Uno de las cuestiones refiere a su libro La guerra del fin del mundo; le preguntan si encuentra similitudes entre el contenido de su obra y el conflicto palestino-israelí. A continuación lo que responde:

Es una buena pregunta. La respuesta es sí porque en ambos casos la religión juega un papel fundamental. Cuando eso ocurre, irremediablemente surge la violencia porque la religión, en principio, está reñida con las concesiones, los consensos. Por eso es muy importante mantener la religión apartada de la política, que es lo que ha posibilitado la democracia.

Remarqué la idea medular del párrafo, en esencia estoy de acuerdo aunque desde mi punto de vista es bivalente, no sé si el señor Vargas Llosa quiere decir que la democracia hizo posible alejar a la religión de la política o si un estado laico dio pie a la democracia.

El escritor dio una respuesta de corte apocalíptico a una pregunta de trasfondo más bien político. Dice la pregunta que cuál es el porqué de la tremenda atención que se le da en el mundo al conflicto de Medio Oriente, que si quizás se está sobredimencionando. Vargas Llosa responde escuetamente que podría desencadenarse la Tercera Guerra Mundial a causa de que países de la región, y pone como ejemplo a Irán, están haciéndose de armamento nuclear. La verdadera razón, según mi visión que sé no es mayor que la del escritor no obstante me da para, en este caso en particular, dar un argumento… cómo decirlo… quizás más realista…, es que en Medio Oriente confluyen los intereses de los países en la cúspide del Orden Mundial. Parafraseando al maestro Chomsky, las voraces economías neoliberales no tienen buenos amigos sino grandes intereses. Me pregunto si cuando la industria gire alrededor de fuentes alternativas al petróleo Medio Oriente tendrá un mejor ambiente para lograr su paz.

Otra de pregunta interesante es la que sigue:

Muchos gobiernos y partidos políticos occidentales se declaran católicos y nadie se asusta por ello. ¿Por qué, en su opinión, es tan importante para la prensa occidental que un partido político árabe se declare islámico?

En su respuesta el culto autor contradice uno de sus argumentos anteriores al tiempo que concuerda con lo que afirmé, que no todas las vertientes del islamismo son radicales. Aquí su respuesta:

Yo no creo que la preocupación venga de que un partido se declare islámico. Una cosa muy distinta es el fundamentalismo que ejercita una posición intolerante que no acepta la coexistencia, la convivencia con otras creencias; que quiere imponer la Sharia, que se contrapone a los Derechos Humanos. Existe un islamismo moderado, por ejemplo en Turquía, donde los no musulmanes no son perseguidos; eso es totalemente imposible en un país donde el poder esté en manos de un fundamentalismo.

Yo no creo que la preocupación venga de que un partido se declare islámico. Una cosa muy distinta es el fundamentalismo que ejercita una posición intolerante que no acepta la coexistencia, la convivencia con otras creencias; que quiere imponer la Sharia, que se contrapone a los Derechos Humanos. Existe un islamismo moderado, por ejemplo en Turquía, donde los no musulmanes no son perseguidos; eso es totalemente imposible en un país donde el poder esté en manos de un fundamentalismo.

El lector pensará, después de mi defensa del islamismo, que soy su feligrés… Para nada, me defino como libre pensador, católico por herencia pero mucho menos que devoto. El defender a aquel grupo mediáticamente estigmatizado por su religión parte de uno de mis ideales más arraigados: que ninguna raza o grupo puede definirse en una sola palabra, que a nivel moral no existe el blanco o el negro sino infinitas tonalidades y que como seres humanos tenemos más similitudes que diferencias. Por tales razones dejé al final esta pregunta y su respuesta en la que el  señor Vargas Llosa describe al tipo de personalidad que más admiro, el autocrítico acérrimo e imparcial, el que es etiquetado como “traidor” por los necios, injustos e intolerantes, ese que pone en la balanza la idiosincrasia de su grupo y luego promulga su veredicto por más negativo que resulte aun a expensas de, nuevamente parafraseando al estimado Noam, los “costos personales” que le pueda traer.

(Pregunta:) Buenos días. ¿Con qué parte del proceso del reportaje en Oriente Próximo disfrutó más? ¿Trabajo de campo, escritura, …? Muchas gracias.

(Respuesta:) Lo que más me impresionó y conmovió en el trabajo de campo fueron las entrevistas con los Justos de Israel, esos israelíes que de una manera aislada y desde diversos ámbitos (universidad, prensa) trabajan denunciando los abusos de las autoridades de Israel con los palestinos y tratan de mantener un canal de información abierta entre ambas sociedades. Gracias a gente como ello hay todavía esperanzas de una solución al mismo tiempo justa y práctica.

¡Gracias a los espíritus indomables que apoyados en lo que pareciera nimio, su esperanza en los valores intrínsecos de la humanidad, hacen un llamado a la chispa de virtud que en cada individuo, hasta en los considerados viciosos y perdidos, titila sin cesar, y que en un momento cualquiera puede convertirse en descomunal hoguera que desterrará para siempre a la oscuridad!

Anuncios
Posted in: Noticias