Historia de alguien que vio brillo en el pantano

Posted on 10.septiembre.2009

0


He de hacer notar que el pronunciamiento a continuación viene nada menos que de una instancia que vigila los derechos humanos a nivel internacional:

http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2009/09/10/cidh-otorga-medidas-cautelares-de-proteccion-a-lydia-cacho

La señorona Lydia Cacho tiene las faldas bien puestas… No se raja ante los gigantes, las amenazas de muerte no la hacen arredrarse; seguro tiene miedo pero nunca le permite tomar las riendas… Si sus ideales le traen tanta calamidad, ¿qué la hace seguir adelante?, ¿cuáles son sus beneficios?

Como afirma la nota, Lydia —y que me dispense la informalidad pero es que de tanto oir su nombre…— súbitamente fue aluzada por las candilejas de los medios cuando fue secuestrada por órdenes del oscuro Mario Marín, alias el Gober Precioso. La edición especial no. 26 de la revista Proceso contiene un reportaje titulado “Refugiados: Un escondite para tener infancia”, que aborda la fundación y operaciones de un centro de ayuda a la mujer que sufre maltrato, proyecto objeto de las preocupaciones de la seño Cacho desde hace casi una década. La sensación que experimenté durante su lectura fue casi idéntica al vértigo que sufro al ver una película de suspenso o “thriller”. Lo que describe es descomunal, ¡cómo puede ser aquello la cotidianidad de un grupo de mexicanas!, ¡cómo un proyecto altruista tiene que vivir parapetado tras las tinieblas! Tan inverosímil parece que, “¡imposible!”, exclamaría a los cuatro vientos si la información no la hubiera leído en una fuente que reconozco fiel a la verdad.

Escribo a continuación un resumen de ese artículo, no alcanza a reflejar la riqueza del artículo original, pero mi objetivo no es vaciar su contenido sino rendirle un humilde tributo a la seño Lydia por su pertinaz heroísmo a toda prueba.

Lydia Cacho fundó en el año 2000 un albergue en Cancún, el Centro Integral de Atención a las Mujeres (CIAM), inspirada por su participación en un programa de radio al que llegaron muchas mujeres a pedir ayuda pues eran víctimas de la violencia intrafamiliar. Por su labor altruísta y valerosa Lydia ha recibido premios como el Premio Nacional de Derechos Humanos Sergio Méndez Arceo, el Premio Yo Donna (premio español) y el Premio Ginetta Sagan otorgado por Admistía Internacional. En 2005 el gobernador poblano Mario Marín, hoy impune y todavía en funciones, utilizó la mano dura de su administración, esos conocidos por la raza como los “per-judiciales”, para secuestrar a la mujer que se había atrevido a denunciar en su libro Los Demonios del Edén, las perversiones pedófilas de su amigazo del alma el empresario Kamel Nacif. (Si alguien quisiera recordar las barbaridades que dijeron ese par en una llamada ya absorbida por nuestro folclor, aquí les dejo un blog en el que pueden reproducirla: http://malditoweekend.com/207). Para fortuna de Lydia la situación se les complicó a los plagiaros y al cabo consiguió su libertad, no sin antes pasar por mucho sufrimiento y calamidad. Como invariablemente se repite en la historia de la justicia en nuestro país, ambos personajes pertenecientes a clases privilegiadas fueron eximidos de sus culpas.

El CIAM ha brindado cerca de 33 mil servicios desde su apertura. Menciona Lydia que antes la gente hablaba para denunciar los casos pero que ahora tienen miedo, últimamente los reportes recibidos son en su mayoría hechos por menores. Y aquí el reportaje empieza a escalar a su punto álgido. La localización del albergue es secreta, está en un barrio bajo, encubierto bajo la apariencia de un negocio. El reportero Juan Villorio relata que al estar llegando al CIAM Lydia hace una llamada y entonces se abre una puerta eléctrica, entran y al instante se percata de las extremas medidas de seguridad, de los alambres de púas y las cámaras de vigilancia. La capacidad del albergue es de 60 “refugiados” —no se me ocurre mejor sustantivo puesto que las mujeres y niños guarecidos vienen huyendo de hombres violentos, unos son narcos o ricos empresarios— y permanecen ahí un periodo de tres meses que puede extenderse, en casos extremos, hasta un año, tiempo en el cual se le ayuda a la víctima a componerse en lo emocional y a hacer arreglos para establecerse lejos. Un dato interesante es que la mitad de las mujeres atendidas en ese santuario tienen un título universitario…, en lo particular era de la forma de pensar de que los hogares de bajos recursos son los que sufren con más frecuencia el mal de la violencia intrafamiliar, aquel dato me hizo darme cuenta de lo que es en realidad. Debido a que las situaciones tratadas en ese refugio son excepcionales, su misma naturaleza se extiende a las crisis que sobrevienen, llamadas “alertas rojas” por los trabajadores del lugar. En una reciente una de las madres fue a sacar dinero a un cajero automático y fue encontrada por su marido, él intentó llevársela por la fuerza mas unos vigilanes, testigos de la arrebatada escena, intervinieron y la mujer aprovechó para huir hacia la camioneta del albergue que la estaba esperando, se dio una persecución automovilística pero la mujer y el chofer escolta lograron escabullirse y volver salvos al CIAM. Se le dijo al reportero Villorio que en el momento esa camioneta estaba siendo pintada de otro color para no ser reconocida.

¡Cómo puede ser posible que esa plétora de violencia, injusticia y miedo sea una realidad en nuestra sociedad! ¿Dónde está el estado de derecho del que tanto se jactan nuestras autoridades?

Una máxima de ese reportaje es la afirmación de que en nuestra sociedad una víctima puede hacerse famosa por las felonías sufridas y aún así no ser merecedora de justicia. Me suena a que todo México puede saber de las fechorías de ciertos individuos y la justicia hace como que no oye.

En México la justicia es un privilegio, no un derecho.

El artículo de Lidia Cacho y un buen de artículos igual de buenos los hallarán en el especial que ya mencioné, aquí todos los datos para quien le interese:

La Infancia en México. Érase una vez…
Proceso Edición Especial No. 26
Año 32;  Septiembre 2009

Y parar rematar esta entrada pongo un video en relación al tema y que además habla de castillos de hielo y tierras prometidas:

Anuncios
Posted in: Análisis, Noticias