De cuando involución fue sinónimo de revolución

Posted on 10.septiembre.2009

0


Gracias a mi amigo César, quien hizo un comentario en la entrada anterior, di con un análisis que aparece hoy en La Jornada. Aquí su dirección:

http://www.jornada.unam.mx/2009/09/10/index.php?section=opinion&article=022o1eco

Coincido con el analista Carlos Fernández-Vega tanto en que los fregados vamos a pagar los errores de una deslustrada administración, los privilegiados permanecen intocables inclusive en tiempos desventurados y esta nueva “cooperación” no es más que una extensión de los impuestos pero bajo disfraz de oveja. Una cifras dadas en este análisis, bastante significativas, son las contenidas en el framento que sigue (las negritas son mías):

Dice el inquilino de Los Pinos que en un país con las graves carencias que tiene México, el sector público debe ser sinónimo de servicio, nunca de privilegios, y lo primero que salta a la vista en su paquete presupuestal para 2010 es que 77.2 por ciento del gasto total propuesto corresponde a gasto corriente, y de éste 43.5 por ciento (casi 800 mil millones de pesos) al pago de sueldos y salarios de la burocracia. Por su fuera poco, por cada peso presupuestal destinado a inversión, pretende canalizar un peso con cincuenta centavos a gasto corriente.

Según el artículo, nuestro líder nacional dijo que al elaborarse este paquete  fiscal tuvieron en mente “enfrentar la crisis con una visión transformadora”. Me pregunto: ¿desde cuánto aumentar una cuota es una medida revolucionaria? Tampoco dudo que hayan consultado, con eso de que no dan paso sin su bendición, a sus asesores en imagen y mercadotécnia para que les seleccionaran los eufemismos más mejores para dar la tétrica noticia.

Llama mi atención que nuestro presidente haga como que sufre cuando recita que “se han realizado ajustes (…) dolorosos, pero necesarios…”. ¿Dolorosos para quién? Para nuestra clase política y sus sueldazos de ensueño esas medidas serán por lo mucho una molestia; en cambio, para los que viven cotidianos marginación, hacinamiento, calle astrosa y necesidad apenas satisfecha… para ellos sí que las medidas serán dolorosas.

* * * * *

Acabo de leer esta crítica, les pongo la liga y luego los fragmentos que consideré más significativos:

http://www.jornada.unam.mx/2009/09/10/index.php?section=opinion&article=002a1edi

En contraste con el castigo que se pretende imponer a los asalariados, a los profesionistas independientes y a las pequeñas empresas, el secretario de Hacienda no dijo una palabra sobre las persistentes y crecientes demandas de suprimir o acotar los regímenes de privilegio de que disfrutan las grandes empresas y los grandes capitales en sus transacciones en la bolsa de valores.

Dudo que nuestro secretario de hacienda vaya a inmortalizarse con su sentencia que resuma arrogancia rayana en el cinismo:

El gobierno puede solicitar sin rubor la cooperación nacional en esta hora difícil.

Anuncios
Posted in: Noticias