El contundente argumento del garrote

Posted on 19.septiembre.2009

0


Recuerdo que, hace quizás un año, vi una serie de videos que documentaban la insurrección de San Salvador Atenco, poblado de Texcoco, en reacción a los intentos del gobierno para, esgrimiendo las macanas y los lacrimógenos como sus persuasivos argumentos, expropiarles sus tierras y erigir en ellas un “moderno aeropuerto”. Al fin, ese proyecto fue llevado a cabo en otro lugar y llevó el nombre “Vicente Fox Quesada” en honor a su más prominente promotor. Dichos videos mostraban la hipocresía de un puñado de funcionarios que, supuestamente con la misión de llegar a un acuerdo justo, fueron a dialogar con los líderes del movimiento; no obstante, en contrasentido a lo convenido, en la madrugada del día siguiente decenas de policías antimontones cercaron el mercado de flores que es el medio de sustento de cientos de familias en la población. Después de una airada discusión entre las floreras y los granaderos se dieron los exabruptos, después las injurias y los primeros roces y, en el momento álgido, registrado a detalle por al menos una cámara de video, los policías usaron la fuerza contra las señoras. Esas escenas quedaron en mi memoria impresas como extraídas de una obra de humor negro…

Las flores hechas trizas brincan entre los cuerpos convulsos en gresca; confeti de pétalos orna el ambiente mientras los gritos desaforados de los policías y los lamentos de las mujeres se funden en vocerío ininteligible…

Mas el resultado no fue una comedia: caos y confusión absolutos; mujeres desmadejadas, unas con la violencia recién sufrida evidenciada en chipotes, moretones e hilillos sangrientos; estampidas sin rumbo fijo; improvisados parapetos… donde fuera que el cuerpo cupiere.

Dichos videos estaban en el proyecto Astillero TV1 del periodista Julio Hernández López, desafortunadamente, hace tiempo el sitio cambió de apariencia y en su nuevo formato no volví a ver los documentales del conflicto en Atenco. No obstante, como la mala fortuna no tiene paso firme, en el socorrido YouTube me encontré otro documental que evidencia, entre otro puño de aberraciones de índole ético, el comportamiento parcial y tendencioso de las televisoras oficialistas, que no tuvieron empacho en crear un consenso popular adverso a un movimiento engendrado en las entrañas del pueblo, dicho de otra forma, hicieron que “pueblo comiera pueblo”, efectiva fórmula usada por los círculos de poder dondequiera reine la injusticia, la corrupción y la ignorancia. El video es extenso, dura casi 50 minutos mas vale la pena verlo sin perder detalle. Lo pongo aquí a su consideración:

Mientras veía el video estuve haciendo anotaciones, aquí las vacío:

  • El 23 de octubre de 2001 el gobierno mexicano anuncia la construcción de un nuevo aeropuerto para la Cd. de México, uno de los pilares del proyecto más ambicioso del entonces presidente Vicente Fox Quesada: El Plan Puebla Panamá.
  • La inversión inicial del colosal proyecto era de 18 mil millones de pesos (me pregunto cuánto les iba a corresponder a los que iban a ser despojados de sus tierras).
  • Para hacerse del terreno necesario, el gobierno planeaba expropiar casi 5 mil hectáreas de terrenos agrícolas en Texcoco.
  • Cientos de campesinos afectados se opusieron al proyecto y así lo manifestaron, después de organizarse conformaron el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra. Una de las expresiones insignia de los manifestantes es “Si Zapata viviera, Zapata aquí anduviera”.
  • Como es el común denominador en nuestra historia, las manifestaciones de los campesinos fueron vapuleadas por la fuerza pública. Un ejidatario, el señor José Espinoza Juárez, murió en uno de esos actos de represión de Estado.
  • El 2 de agosto de 2002 el gobierno anuncia la cancelación del proyecto. Debido al éxito del movimiento popular, este se convierte en un ícono de la resistencia contra las injusticias y excesos del gobierno.
  • En 2006, los líderes del EZLN visitan Atenco, como parte de su iniciativa La Otra Campaña2, los campesinos se unen al activismo zapatista y los acompañan en su peregrinar a la Cd. de México. Es obvio que nuestras autoridades no vieron con buenos ojos el que los diversos movimientos populares, hasta entonces dispersos, comenzaran a realizar esfuerzos para congregarse y quizás fusionarse, se dice que “la unión hace la fuerza” y el gobierno no quería un activismo popular rejuvenecido.
  • El 3 de mayo de 2006 ocurrió el suceso violento al que dediqué los primeros párrafos de esta entrada, a eso de las 7 AM un grupo de policías municipales impidió que vendedores de flores se instalaran en el mercado municipal, ¿cuál sería la justificación del municipio para enviar a brazo fuerte…, que esos vendedores no pagaban impuestos, que no tenían permisos de vendimia o éstos no estaban en regla?, cualquiera que fuese la versión oficial, el verdadero móvil era la provocación, poner una espoleta que iniciara la explosión social, de esa manera se justificaría ante la opinión pública nacional e internacional la brutal represión que se avecinaba… Como lo esperaba el gobierno, el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra salió a respaldar a sus correligionarios y se dio el enfrentamiento. La situación se salió de control, los atenquenses fueron sitiados. Los lugareños salieron a las calles y bloquearon la carretera Texcoco-Lechería, los granaderos intentaron quitar el bloqueo infructuosamente, el número de pobladores que osaba enfrentarlos iba en aumento. El adolescente Javier Cortés Santiago fue asesinado en el conflicto. Según las autoridades, murió debido a un petardo o cohetón… La autopsia reveló que fue por una bala del mismo tipo que usan las armas reglamentarias de la policía.
  • En el video sale a relucir la consigna oficialista y antipopular de TV Azteca… Al mostrarse a un grupo de pobladores dando alcance y propinándole una madrina a uno de los policías —obviamente, la televisora minimizó cualquier escena previa en la que los policías hubieran atacado a los alzados— el locutor fue enfático al decir:

    Es una vergüenza lo que estamos viendo en la televisión, yo no sé qué espera el gobierno para dar una orden más fuerte, más eficaz, más precisa, para acabar con estos hombres que están atacando a la policía. Está quedando en vergüenza, está quedando en entredicho la autoridad tanto del Estado de México, como del gobierno (federal).

    Tengo la duda sobre qué es lo que pedía exactamente el locutor al reclamar del gobierno “una orden más fuerte”, además de “acabar con estos hombres…”.

  • Luego la versión, en el mismo tenor, del autodenominado Canal de las Estrellas:

    … se acerca al policía inconsciente y le golpea los testículos de la forma más ruin.

    No voy a defender lo indefendible, pues ¿qué de noble puede tener una patada en los tanates? Sin embargo estoy de acuerdo con la observación que al respecto hace el analista Carlos Fazio3:

    ¿Qué pasa? Hay enfrentamientos, hay tomas en directo, pero vemos que en el momento en que ocurre que se patea a un policía caído en el suelo… esa imagen se va a repetir hasta la náusea durante ese día, durante el día siguiente, el sábado y el domingo, hasta el lunes (…).

    Los medios saben que vende más una emoción que un razonamiento, la imagen del campesino pateando a un policía abatido indigna, conmueve, genera rabia, ¡es perfecta para poner al pueblo mexicano en contra de ese pedazo de pueblo en Atenco! Como dice el señor Fazio3, tenían que explotarla hasta que no diera más. Los medios tienen la facultad de poner nuestra atención en lo que ellos deseen, ¡oh, qué gran poder ese que tienen y que no usan para fines loables! Como en este caso, pueden hacer que el acto reprobable de un individuo sea la imagen ante la opinión pública de todo un movimiento conformado por cientos de personas.

  • Otro comentario digno de tomarse en cuenta es el dado por el periodista Genaro Villamil:

    (…) eso es lo que a mí me preocupa… Y la posibilidad, por ejemplo, de que los mismo pobladores de Atenco tuvieran derecho de réplica. Ese derecho de réplica no se está ni siquiera ensayando mínimamente en los noticiarios. O sea, hay un sesgo informativo realmente preocupante.

    Dar a conocer la versión de cada uno de los bandos involucrados en una noticia, debiera ser un aspecto medular del medio que tiene como compromiso dar con la verdad e informarla.

  • Un hecho que se resalta en el documental es el que muchos medios guardaron un silencio criminal y cómplice al no informar que la policía no sólo se limitó a reprimir a los manifestantes en las calles, sino que allanó domicilios sin llevar órdenes judiciales que lo legalizaran, sometieron a los habitantes sin importar edad o sexo, les robaron, detuvieron a gente que no estaba participando en la revuelta y, lo más grave, ultrajaron sexualmente a algunas de las detenidas. En el video se exponen testimonios indignantes de tales maltratos y vejaciones. Aquí pongo el de Valentina Palma, una estudiante chilena de cinematografía:

    … Que me suben arriba de otros cuerpos, digamos como que yo soy la última pasajera de la camioneta y un policía me dice que apoye mi cabeza ahí, ¿no?, y el único lugar en el que yo podía apoyar mi cabeza era un charco de sangre, pero no estoy hablando de gotas de sangre, o sea, te estoy hablando del piso de la camioneta llena de sangre, ¿no?, y una bota me pisa la cabeza y me obliga a ponerla en el charco de sangre.

    Y ahí, digamos, empieza la vejación sexual… Todos los policías que iban ahí en esa camioneta, pues este, me metieron mano y dedos como quisieron. Cuando la camioneta paró, yo ya tenía los pantalones completamente abajo. Tiran patadas, golpes y me suben al camión.

    (…) Y empiezo a mirar a tal lado y me doy cuenta de que en realidad los cuerpos que están al lado mío son casi cadáveres, ¿no?, o sea, completamente abiertos, hinchados, llenos de sangre. Los gritos de dolor, el olor a sangre… era terrible, ¿no? Este…, nos llevaban inmóviles, no nos dejaban levantar la vista, no nos dejaban ver. Y, pues este…, al más mínimo movimiento que tú hacías era…, digamos, era respondido con un golpe.

    En el video se muestran varios titulares de periódicos de la fecha, reconocí, por la inconfundible tipografía, que eran del periódico La Jornada, busqué el encabezado que me había impactado más, “Violadas, 30 de 47 detenidas en Atenco”, encontré el número que la contiene y veo que la mayoría de sus principales notas de portada son sobre el tema en cuestión. Me llevé la sorpresa al ver que una noticia habla del caso de Valentina Palma, la joven de la que acabo de trascribir su declaración. En un punto más abajo hablaré sobre esas notas pues merecen ser analizadas con el mismo cuidado que el video.

  • Los testimonios gráficos también enardecen: los granaderos que en jaurías de diez, once o más golpeaban con saña a cualquier fugitivo alcanzado sin que los comentaristas oficialistas muestren inflexión alguna que denote indignación; el policía que le pega al perro por placer; el granadero que aún habiendo logrado el acceso al que parece un salón de clases, lanza una granada lacrimógena al interior; la anciana que narra cómo los policías allanaron su modesta morada y le robaron parte de sus pertenencias; el policía ocioso que alardea de su “altura” moral al reiteradamente hacer una seña impúdica al saberse el foco de la toma.
  • Se calcula que, entre las diferentes corporaciones policiales que participaron en el “escarmiento de Estado”, se sumaron alrededor de 3500 efectivos. Ese ejército de policías enfrentó a solo unos 300 civiles.
  • Es bárbaro el contraste entre todo ese desbarajuste y el peinado perfectamente modelado de Peña Nieto, ya desde entonces gobernador de Edomex, al dar su testimonio con las mejores maneras, en una entrevista con López Dóriga:

    Mira, sin duda (dice el priista Peña Nieto), fue una acción que parte de los hechos de violencia que vimos el día de ayer, y eso nos llevó a hacer un operativo para restablecer el orden y la paz en el municipio de Atenco. Es de decir que no fue un enfrentamiento con pobladores de Atenco sino con un grupo que, me atrevo a decir, no representan los intereses de esta población, sino que en las últimas fechas se habían levantado con machetes, con palos, buscando cualquier pretexto para agredir y para buscar la violencia para confrontar a la autoridad.

    Por lo que entiendo, Peña Nieto quiere hacer creer que las insurrecciones son un pasatiempo para algunos mexicanos, y que, en el caso específico de Atenco, no se estaban defendiendo de nada, no hubieron injusticias, no existieron los abusos ni las provocaciones que les hayan podido llenar el buche de piedritas… No, él dice que era gente que se manifiesta porque nomás andan viendo cómo causar problemas, gente nociva a la que se le tiene que hacer entrar en razón. Ponderando sus argumentos, me resulta irrisorio que vaya a ser uno de los fuertes candidatos de su partido para contender a la presidencia en el 2012.

  • Los cargos imputados a los detenidos:
    • Secuestro equiparado.— Quienes fueron capturados por la policía eran considerados “detenidos”; al otro lado, los granaderos capturados por los manifestantes eran considerados “rehenes” por el Estado y los noticieros.
    • Delincuencia organizada.— Hay un abismo que separa a un movimiento de descontento popular de un grupo delictivo organizado. ¿Pueden compararse a los estudiantes del 68 con los cárteles del narcotráfico…, al EZLN con las bandas de secuestradores?
    • Ataques a las vías de comunicación.— Si bloquear una carretera, camino, calle, avenida fuera un “ataque a una vía de comunicación”, y con eso de que es tipificado como delito grave, las cárceles estarían repletas por los infractores… Nada tiene que ver un bloqueo con un ataque… Un ataque es, por ejemplo, volar un puente… Podrían meter al bote a Robert Jordan por ese delito, no a los atenquenses que se atravesaron en un camino.
  • Y esto es lo que recitó el entonces Presidente de República, Vicente Fox Quesada, a respecto del conflicto:

    Los lamentables hechos de violencia, provocados por un pequeño grupo el día de ayer, en el Estado de México, son una afrenta a la sociedad y un atentado contra el Estado de Derecho.

    Igual que el gobernador de Edomex, en su pronunciación mancha a los alzados de criminalidad, violadores de la ley que tienen que ser castigados sin más. Por cierto, la afrenta a la sociedad no fue el levantamiento del pueblo sino todo el abuso de poder que hubo por parte de las autoridades.

Y ahora me voy a la edición del 14 de mayo de 2006 de La Jornada, ese número que enuncié en un punto anterior. Primeramente, esta es la edición:
http://www.jornada.unam.mx/2006/05/14/index.php
Estas son las noticias principales sobre el tema que nos ocupa:

  • “Violadas, 30 de 47 detenidas en Atenco”:

    (…) Hernández Monge señaló que de las 47 detenidas durante el asalto policiaco en Atenco, “al menos 30 tienen el problema de haber sido violadas por penetración de pene, con los dedos u otros objetos”, aunque también -indicó- un hombre fue violado con un tolete.

    (…) Desde su reclusión dan cuenta de los excesos que cometieron con ellas los uniformados que participaron en el operativo del 4 de mayo: “Fuimos tocadas, pellizcadas, pateadas, golpeadas con puños, toletes, macanas y escudos en senos, nalgas y genitales. Mientras seguían amenazándonos, fuimos mordidas en senos, pezones, orejas, labios y lengua. Penetradas con dedos y objetos, algunas obligadas a hacer sexo oral mientras se burlaban de nuestra condición de mujeres”.

     

  • “Calderón pide ‘pruebas claras’ sobre agresiones sexuales y abusos”:

    En Atenco yo habría actuado igual que Fox, dice Calderón.
    Esas “graves acusaciones” deberán ser sustentadas con pruebas, pues “no basta con el decir”, advirtió, y descartó que la medida utilizada por el gobierno de Vicente Fox en esa región mexiquense vaya a generar consecuencias negativas para su campaña electoral.
    Refirió que el Estado tiene la potestad de utilizar la fuerza pública para salvaguardar el orden y la seguridad física de los pobladores, pese a que “debe ser la última de las medidas adoptadas”.

    “El ejercicio negligente, irresponsable y abusivo de la fuerza pública es tan malo como el uso de la violencia por ciudadanos contra las autoridades”, reiteró.

    “Por supuesto que los hechos de abusos de la fuerza pública deben ser reprobados, aunque algunas veces esas afirmaciones (de agresiones sexuales) son tan graves que primero deben ser probadas.”

     

  • “‘Viví el infierno’, relata la alemana Samantha Dietmar”:
    Un extracto:

    Cuando salimos a la calle no había policías; de pronto, entre una nube de gas, apareció un grupo de agentes que nos detuvo violentamente a los cuatro que íbamos caminando. Me empujaron contra la pared, me pidieron mi identificación. Les mostré mi carnet alemán de prensa internacional. Me preguntaron qué estaba haciendo allí. “¡No es de aquí!”, gritó uno de ellos. Allí empezó el infierno. Me arrastraron del cabello hasta una camioneta donde ya había más personas apiladas. Todos estaban ensangrentados y se quejaban. Nos tiraron arriba de los demás. Los policías nos insultaban y escupían.

    Cuando la camioneta arrancó, pasaron por arriba de todos, insultándonos y pegándonos con las macanas en espaldas, cabezas y pies. Como estaba arriba de todos, los policías me empezaron a manosear, a pellizcar, me tocaron las nalgas y empezaron a subirme la blusa. Como traté de bajármela, me pegaron en la cara y empecé a sangrar por la nariz. Ya no pude pensar en nada. Soporté todo sin moverme.

    Me preguntaron mi nombre jalándome el cabello. Grité que era de Alemania. Me cubrieron la cabeza y me obligaron a sentarme en una banca. Me preguntaron qué hacía ahí, mientras seguían golpeando a los demás con toletes y armas. Escuchaba los quejidos. Era horrible. Me dio un miedo terrible. De pronto fui la atracción. Llegaban policías preguntando por la muchacha alemana. Hurgaban mi cara, me tocaban los senos, me manoseaban. Yo no los podía ver.

    Me enviaron al doctor y después me juntaron con otros cuatro no mexicanos (Cristina, Valeria, Mario y María), que también habían sido maltratados. No dejaron que habláramos con un abogado o a nuestras embajadas. En la tarde me llevaron escoltada por policías a la embajada, porque no tenía pasaporte. Me trasladaron al aeropuerto, donde ya estaban los otros cuatro esperando ser deportados ilegalmente, pues había un amparo judicial contra la expulsión. Nos separaron en distintos vuelos, acompañados por dos policías. En el aeropuerto de Frankfurt me entregaron a la policía alemana, que se sorprendió porque no les fue entregada ninguna documentación que justificara mi deportación.”

     

  • “Valentina Palma sí fue golpeada, revelan peritos”:
    Esta noticia es clave puesto que hace verídica buena parte de la declaración de Valentina:

    El examen físico de Valentina Larissa Palma Novoa es concluyente. Revela contusiones y hematomas en abdomen, región costal izquierda, hombro y mama derecha, así como en el pulgar y la pierna, lo que contradice la declaración del subsecretario de Población, Migración y Asuntos Religiosos de la Secretaría de Gobernación, Lauro López Sánchez Acevedo (…).

  • Abajo una nota de El Universal, con fecha del 5 de mayo de 2006:
    http://www.eluniversal.com.mx/grafico/50028.html
    Esta nota dice que en realidad fue un cohetón lo que asesinó al niño Javier Cortés Santiago. Además informa sobre un nuevo grupo que tomó el control de la población, llamado “La Paz de Atenco” que inmediatamente rompió relaciones con grupos rebeldes contra el gobierno como el CGH, el Frente Francisco Villa y el EZLN. Esta acción es idéntica a lo que hace Estados Unidos para “pacificar” regiones, da un golpe contundente a su enemigo y después establece un gobierno lacayo.Finalmente, los líderes de seguridad pública no pudieron sostener su mentira, aquí dice que el niño fue asesinado por una .38:
    http://www.jornada.unam.mx/2006/05/06/index.php?section=politica&article=003n1pol

Después de toda esta información, declaraciones, testimonios, tomas de video, fotografías, etc., etc. y más etcéteras…, ¿cómo es posible que ese crimen de Estado permanezca impune?… Qué ingenuidad la mía, que al ser de Estado no es un crimen cualquiera, viene de quienes tienen la sartén por el mango…, ¡qué digo, si hasta dueños de la sartén son!

Para rematar esta extensa nota, que es la primera que me lleva días en su elaboración, les pongo las reconfortantes (!) palabras del señor Peña Nieto:

Soy el primero en lamentar los hechos ocurridos en San Salvador Atenco. Actuamos para restablecer el orden y la tranquilidad.
Protegerte a ti y a tu familia, es un firme compromiso de mi gobierno.

Referencias:

  1. http://astillerotv.blogspot.com/
  2. http://es.wikipedia.org/wiki/La_Otra_Campaña
    http://www.jornada.unam.mx/laotra/?pagina=1
  3. Quién es Carlos Fazio:http://www.voltairenet.org/auteur3670.html?lang=es
Anuncios
Posted in: Análisis