“Es que no todos los terroristas son iguales”

Posted on 27.septiembre.2009

0


Después de la caída de la Unión Soviética, Estados Unidos tuvo que buscar un nuevo chivo expiatorio con el que justificar su descomunal producción de armas y su espíritu intervencionista; para ese fin convirtió a diversas civilizaciones islamitas de Medio Oriente en su nuevo satán. Las ha tachado invariablemente de terroristas, con el propósito de insensibilizar a los demás pueblos y minimizar así las barbaridades bélicas que comete contra aquellos países. No es esa cruzada de nuestro vecino norteño el tema que quiero abordar, sino la validez de su posición como juez autoimpuesto —nadie se lo pidió, que yo sepa— como el guardián de las “buenas” y universales ideologías de pensamiento y gobierno.

En el siguiente artículo verán la biografía de un hombre oscuro que comparte nuestros tiempos:

http://es.wikipedia.org/wiki/Luis_Posada_Carriles

Enseguida un párrafo que describe su más infame felonía conocida:

El 19 de abril de 2007, ignorando los llamados internacionales para concretar su extradición a Venezuela, la justicia estadounidense puso en libertad bajo fianza a Posada Carriles quien es reclamado por Venezuela por hacer estallar, en 1976, un avión cubano de pasajeros en el que murieron 73 personas. A pesar de la obligación contraída mediante la firma de la Convención Internacional sobre los atentados con bombas contra aviones, el gobierno estadounidense ignora el pedido de extradición de Posada Carriles que Venezuela presentó formalmente desde el año 2005.

La cuestión es: ¿El gobierno estadounidense apoya al terrorismo si viene de una facción a la que ve con simpatía? (Lo tomaré en cuenta la siguiente vez que vea o escuche una declaración en que diga que su guerra contra el terrorismo solo guarda motivos morales… de ninguna manera un bajo móvil económico y material).

En este otro artículo de la Wikipedia vienen más detalles sobre ese ataque terrorista perpetrado por anticastristas (pongo la versión en inglés pues su similar en español está muy escueta):

http://en.wikipedia.org/wiki/Cubana_Flight_455

Y aquí el resultado, no perfecto pero inteligible, del servicio de traducción al español de Google:

http://translate.google.com/translate?js=y&prev=_t&hl=es&ie=UTF-8&u=http://en.wikipedia.org/wiki/Cubana_Flight_455&sl=en&tl=es&history_state0=

Ahora expongo un resumen de lo que consideré más relevante (es una traducción mía del original en inglés, por lo que no coincide al ciento por ciento con la traducción informatizada de Google):

Las 73 personas a bordo del avión Douglas DC-8 perecieron en el que fue entonces el ataque terrorista más letal a una aerolínea en el hemisferio occidental. […] Cierta evidencia implicó a varios exiliados cubanos ligados con la CIA y a miembros de la policía secreta venezolana DISIP. […] Documentos de la CIA develados en 2005 indican que la agencia “tenía adelantos de inteligencia, a inicios de junio de 1976, sobre los planes de los grupos terroristas de exiliados cubanos para atacar con bombas a la aerolínea Cubana”. El otrora efectivo de la CIA Posada Carriles negó su participación y sin embargo provee muchos detalles del incidente en su libro “Caminos del Guerrero”.

Los 48 pasajeros y 25 tripulantes murieron: 57 cubanos, 11 guyanenses y 5 norcoreanos. Entre los muertos estaban los 24 miembros del equipo cubano de esgrima de 1975, quienes acababan de ganar medallas de oro en el Campeonato Centroamericano y del Caribe, muchos de ellos eran adolescentes.

Horas después de las explosiones, autoridades de Trinidad arrestaron a Freddy Lugo y Hernán Ricardo Lozano, dos venezolanos que habían abordado en Trinidad y que registraron su equipaje a Cuba pero abandonaron el avión en Barbados y volaron de regreso a Trinidad. Ricardo había viajado con una identidad falsa bajo el nombre de José Vázquez García. Lugo y Ricardo confesaron declarando actuar bajo las órdenes de Luis Posada Carriles. Su testimonio, junto con otras evidencias, incriminaron a Posada y a otro venezolano, Orlando Bosch.

Posada voló a Panamá y luego a EU. En abril de 2005, una nueva petición de arresto para Posada por su conexión con las explosiones fue emitido en Venezuela por el gobierno de Hugo Chávez. Sin embargo, un juez de inmigración estadounidense declaró que Posada no debía ser deportado a Cuba o Venezuela porque podía ser sujeto a torturas en esos países.

Describe el artículo que el congresista Bill Delahunt y José Pertierra, abogado de inmigración venezolano, declararon que ese argumento oficial no era válido puesto que EU deportaba a presuntos terroristas a Siria y Egipto, ciudades que practican la tortura.


Relevado de los cargos de Venezuela, Bosch fue a EU, asistido por el embajador estadounidense en Venezuela Otto Reich; allá, fue arrestado por una violación de su libertad condicional. A Bosch le fueron perdonados todos los cargos en EU por el presidente George W. Bush, el 18 de julio de 1990, por petición de su hijo Jeb Bush, quien después se convirtió en gobernador de Florida; este perdón llegó a pesar de las objeciones del entonces departamento de defensa del propio presidente que dijo que Bosch era uno de los terroristas más letales en el hemisferio. A pesar de que muchos países buscan la extradición de Bosch, él permanece libre en EU.

En 2005, Posada fue detenido en Texas por el cargo de presencia ilegal en territorio nacional hasta que el cargo fue retirado el 8 de mayo de 2007. Su liberación bajo fianza en abril de 2007 ha provocado reacciones de enojo por parte de los gobiernos cubano y venezolano. El Departamento de Justicia de Estados Unidos ha exigido su encarcelamiento a la corte pues era “una mente maestra para planes y ataques terroristas”, un riesgo latente y un peligro para la comunidad.

El 28 de septiembre de 2005 un juez de inmigración de EU dio el veredicto de que Posada tampoco puede ser deportado porque enfrenta la amenaza de ser torturado en Venezuela.

Posada estaba fuertemente vinculado a grupos anticastristas de extrema derecha, en particular con la Fundación Nacional Cubano-Americana y la Coordinadora de Organizaciones Revolucionarias Unidas1

Un documento desclasificado por la CIA, con fecha del 22 de octubre de 1976, unos días después del atentado, cita a Posada diciendo […] en una junta que el CORU1 tuvo alrededor del 15 de septiembre [casi tres semanas antes del atentado]: “Vamos a pegarle a una aerolínea cubana… Orlando tiene los detalles”. (Comentario en la fuente: las identidades de “nosotros” y “Orlando” no se sabían en esa fecha).

En el texto se da la siguiente liga al documento de inteligencia estadounidense que develó la información:

http://www.gwu.edu/~nsarchiv/NSAEBB/NSAEBB157/19761014.pdf

Luego menciona otro documento:


Un documento desclasificado por el FBI, fechado el 21 de octubre de 1976, cita que el miembro del CORU1 Secundino Carrera dice que el CORU1 “fue responsable de las bombas en el DC-8 de Aerolínea Cubana del 6 de octubre de 1976… estas bombas y las muertes resultantes fueron completamente justificadas porque el CORU1 estaba en guerra con el régimen de Fidel Castro”.

Aquí una liga a ese otro documento desclasificado:

http://www.gwu.edu/~nsarchiv/NSAEBB/NSAEBB157/19761021.pdf

Después de leer esta historia, salta a la vista la doble moral del gobierno de EU que invade naciones a costo de sus propias bajas militares y el asesinato de civiles (lo que llama “daños colaterales”) esgrimiendo como suprema razón la lucha al terrorismo… y mientras eso sucede, protege a terroristas como Posada y Bosch que comparten su causa.

Notas:

  1. Coordinadora de Organizaciones Revolucionarias Unidas; CORU por sus siglas en inglés.
Anuncios
Posted in: Noticias