Un golpe bajo

Posted on 11.octubre.2009

0


Encendí la televisión y sin esperarlo me vi ante una transmisión especial acerca del asalto, por parte de tropas de la Policía Federal, a las instalaciones del Sindicato Mexicano de Electricistas.

Una ardiente nota al respecto:

http://www.jornada.unam.mx/2009/10/11/index.php?section=politica&article=005n1pol

Para empezar a tomar calor, el rótulo bajo la imagen que encabeza la noticia:

Elementos de la Policía Federal y del Ejército Mexicano ocuparon anoche las instalaciones de la empresa Luz y Fuerza del Centro.

Ese despliegue de fuerza tiene como objetivo la intimidación a las masas, cualquier otra razón dada por las autoridades es tan irrazonable como que una empresa en bancarrota pidiera apoyo a la policía y el ejército para correr del lugar a los que fueran sus trabajadores, además, el ejército no tiene cabida en un suceso de carácter puramente civil… su utilización para vapulear ciudadanos me recuerda los eventos más tenebrosos de la historia de México.

Casi a la medianoche –una hora después de que militares y policías federales ocuparon las instalaciones de Luz y Fuerza del Centro (LFC)–, el gobierno publicó en una edición extraordinaria del Diario Oficial de la Federación un decreto firmado por el presidente Felipe Calderón en el que se determina la extinción de ese organismo descentralizado.

En la exposición de motivos el presidente Calderón sostiene que, desde su creación, el organismo no ha cesado de recibir transferencias presupuestarias cuantiosas, las cuales, lejos de disminuir, se han incrementado en años recientes. «De 2001 a 2008 tales transferencias se incrementaron más de 200 por ciento (…)». Se asegura que los costos de LFC casi duplican sus ingresos por ventas. «De 2003 a 2008 registró ventas por 235 mil 738 millones de pesos, mientras sus costos fueron de 433 mil 290 millones (incluyendo la energía comprada a la CFE) (…)».

Habría que verificar qué tan veraces son sus números.

Otro punto: si, como lo sugiere Calderón, la razón por la que se cerró esta agrupación es su presunta ineficiencia, ¿hay un estudio de instituciones y agrupaciones ineficientes que tendrán que ser cerradas por el mismo motivo? ¿Es LyF la peor en la lista como para ser el primer derribo o se está castigando por sus inclinaciones políticas adversas al sistema político en curso?

Además del presidente Calderón firman el decreto 10 secretarios de Estado: Fernando Gómez Mont (Gobernación); Agustín Carstens (Hacienda); Georgina Kessel (Energía); Ernesto Cordero (Sedeso); Gerardo Ruiz (Economía); Juan Molinar (Comunicaciones); Javier Lozano (Trabajo); Salvador Vega (Función Pública); Juan Elvira Quesada (Semarnat), y Francisco Mayorga (Sagarpa).

Reitero que me hierve en la cabeza la idea de que esta acción no tiene raíces económicas sino políticas, cerrar LyF es una jugada de billar en la que el gobierno le pega a esa bola para llegar a la que es su real objetivo, el sindicato disidente más fuerte de México: el SME.

Al leer otras noticias, me doy cuenta de que no soy el único “paranoico”:

http://www.jornada.unam.mx/2009/10/11/index.php?section=opinion&article=002a1edi

El mensaje es claro: para los sindicatos cuyos líderes son ejemplo de corrupción sin límites, pero pactan lo mismo con el PRI que con el PAN, la mano tendida y generosa. Para las Gordillo y los Romero Deschamps, reconocimientos a granel por sus servicios a la patria: para los demás, plomo y cárcel.

Estaré a la espera de más noticias.

Anuncios
Posted in: Noticias