Así… sin tantita pena

Posted on 27.octubre.2009

0


Hay reportajes que me impresionan por estar sólidamente sustentados en evidencias. El de a continuación es un ejemplo reciente:

http://www.jornada.unam.mx/2009/10/27/index.php?section=politica&article=003n1pol

Contradice informe de la Sener las razones para extinguir Luz y Fuerza

Enrique Méndez

De acuerdo a la nota, Felipe Calderón extinguió a Luz y Fuerza del Centro a pesar de las advertencias de la Secretaría de Energía (Sener). Esta dependencia previó en un estudio que, entre otros efectos adversos, el cierre «podría implicar riesgos inminentes a la integridad física de las personas y de sus bienes, como resultado de disturbios sociales que pudieran generarse por esta medida».

Los documentos que conforman el análisis son:

  1. Informe de la desincorporación mediante extinción del organismo descentralizado Luz y Fuerza del Centro…
  2. Diagnóstico de Luz y Fuerza.

Dichos informes están clasificados como reservados por uno y doce años respectivamente. ¡Caray, felicitaciones al periodista por haber conseguido tan buen material!

El subsecretario de Electricidad de la Sener reconoció al plasmar en esos informes que «la principal carga no fue resultado del contrato colectivo de trabajo, sino de la compra de energía a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y el costo de combustibles para su generación».

Un par de fragmentos reveladores:

En el discurso para justificar la desaparición de la empresa únicamente se ha considerado la carga económica que representa la fuerza laboral, cuando en realidad, y de acuerdo con el documento, el pago de energía a Comisión Federal de Electricidad duplicó el costo total de operación de Luz y Fuerza y, por lo tanto, las transferencias presupuestales.

Los documentos —de los cuales La Jornada obtuvo copias— fueron enviados por Felipe Calderón al presidente de la mesa directiva de la Cámara de Diputados, Francisco Ramírez Acuña, junto con una carta fechada el 12 de octubre, un día después de publicado el decreto de extinción.

El reportaje explica que esos mismos documentos anticiparon el inicio de procedimientos judiciales por parte de los afectados, recalca además que el estudio se enfocó en la carga que los trabajadores eran para la empresa y se olvidó de los que ganaban mucho más.

Enfocado en atribuir la inviabilidad de la empresa a los beneficios laborales, el documento detalla con amplitud las prestaciones, pero omite las de los funcionarios de nivel directivo.

Este otro fragmento de los documentos revela una fuerte causa de la depresión financiera de la LyFC que la mancuerna gobierno-televisión se ha cuidado de no mencionar:

Aun así, entre sus conclusiones reconoce que la principal carga financiera se debe a los cada vez más altos costos de venta de electricidad de CFE a Luz y Fuerza.

Como sumario, diré que el gobierno ha sido deshonesto al, en colución con los gigantes de los medios, promulgar como causa fundamental del cese de la empresa el alto peso de su nómina y, por otro lado, al ocultar un factor troncal del colapso como es el excesivo costo al que la CFE le vendía el flujo eléctrico. Y lo que es aún más lamentable: el presidente ponderó el costo social de la medida, previó la inconformidad que generaría y las probables movilizaciones populares… Y a pesar de ello tomó la decisión que demuestra que la irritación de sus gobernados le tiene sin cuidado.

Anuncios
Posted in: Noticias