Un gobernador y sus mercenarios —o lo que EU pensaba del alzamiento en Oaxaca

Posted on 2.noviembre.2009

0


Me puse a leer este artículo en el sitio de The Narco News Bulletin:

http://www.narconews.com/Issue61/articulo3911.html

Que hace referencia a esta noticia en el diario Milenio:

http://www.milenio.com/node/312716

Ulises Ruiz “usó mercenarios para sostenerse”: EU

Víctor Hugo Michel

Aquí comienzo un resumen de este artículo (las negritas son mías):

Al gobierno estadunidense le preocupaba que el conflicto ocurrido en Oaxaca en 2006 diera pie a otros grupos radicales para levantarse contra el gobierno, según cables desclasificados de la embajada entonces a cargo de Tony Garza.

Que México pudiera incendiarse, se desprende de los documentos, fue la principal preocupación estadunidense en ese año, marcado también por la rebelión de Andrés Manuel López Obrador tras las elecciones del 2 de julio.

Los cables detallan que, en opinión de Washington, Ulises Ruiz “usó mercenarios” para sostenerse en el poder, que Elba Esther Gordillo quiso aprovechar el conflicto para su beneficio político personal y que el gobierno federal se atemorizó ante el riesgo de un “estallido más amplio”.

Lo que acaeció en los momentos álgidos del alzamiento popular en Oaxaca:

En las primeras horas del 30 de octubre de 2006 un mensaje urgente fue enviado por la embajada de Estados Unidos a distintas oficinas en Washington… El motivo de la comunicación: el inicio del fin de la revuelta oaxaqueña, la entrada de la Policía Federal Preventiva para retomar el control de Oaxaca y aplastar a la Asamblea Popular de los Pueblos.

Y explica precisamente que por temor a una revuelta nacional la administración de Vicente Fox realmente nunca consideró remover a Ulises Ruiz del gobierno de Oaxaca: “Muchos en el gobierno federal temen que remover al gobernador sentaría un mal precedente. No quieren dar un enemigo común a los distintos grupos radicales de México”.

“La crisis en Oaxaca ha alcanzado un nuevo nivel”, se leía en el mensaje, marcado como “sensible” y con “prioridad 3959”, argot empleado para definir documentos que sólo pueden ser vistos por los funcionarios de más alto nivel.

Añade: “El gobierno mexicano tiene que contener ya el conflicto de forma efectiva. Por meses, una de las principales preocupaciones de la crisis política en Oaxaca ha sido la de que se derrame la inestabilidad a otras áreas de la nación”.

¿Se “sentaría un mal precedente”?… Muy probablemente, lo que en verdad temía el sempiperplejo Fox era que, si le hacía caso al pueblo, éste después se sentiría con la fuerza para mandar. Ello suena a una verdadera democracia… ¡y él no iba a permitir tal “vulgaridad”!

Así, con microscopio y con los focos rojos prendidos, es como Washington siguió los días finales del conflicto que en 2006 paralizó al estado, orilló a los oaxaqueños a la antesala de una guerra civil y llevó a la embajada de Estados Unidos a preocuparse por un posible contagio en el resto del país.

Sin embargo, una de las reflexiones establece que la llegada de la PFP literalmente salvó el pellejo al gobernador oaxaqueño. “Por el momento no queda claro qué tanta presión pueda ejercer todavía la APPO (…) pero queda claro que la intervención federal ha salvado a Ruiz, al limitar la autonomía de la APPO en Oaxaca”, se expone.

El entonces embajador de EU en México externó su opinión sobre Ulises Ruíz y la lideresa Gordillo en uno de los cables:

Del primero, la embajada advirtió que era “un hombre de mano dura sin apoyo popular” que se sostuvo “en base a mercenarios”… “Nuestros contactos nos dicen que el gobernador carece de toda legitimidad y está desesperado”…

“Nunca recuperará su autoridad”… “Se especula que la muerte de José Jiménez (un integrante de la APPO, baleado el 10 de agosto) fue realizada por pistoleros leales a Ruiz”.

De Gordillo, Washington dejó en claro que su ingreso a las negociaciones hacia el final del conflicto, más que ayudar, terminó por complicar la crisis oaxaqueña. “En vez de seguir con negociaciones infructuosas, el gobierno federal prefirió pedir apoyo a Gordillo, pero mientras los federales ofrecían la zanahoria, Gordillo les daba (a la APPO) con el palo”, se resume en un fragmento fechado el 6 de octubre.

Incluso, se acusa a la lideresa del SNTE de haber saltado a las negociaciones por codicia: “La decisión de Gordillo de intervenir en la situación de Oaxaca fue influenciada, muy probablemente, por el hecho de que el gobierno mexicano ofreció al SNTE una gran cantidad de dinero (…) cerca de 3.8 mil millones de dólares a lo largo de seis años”.

Si hacen clic en esta imagencita verán una fotografía de los documentos obtenidos por el citado diario:

¡Buen trabajo, señores de Milenio!

Anuncios
Posted in: Noticias