El felino que una vez fue adorado

Posted on 18.diciembre.2009

0


Jaguar. Sus ojos de obsidana atisban los recovecos más umbrosos. Se agazapa, entre sus fauces guarda la muerte que dará al descuidado. Se yergue para percibir mejor las auras, alrededor huele a vida y quiere un poco, no es asesino procaz, su naturaleza le susurra al oído lo que debe hacer y sobrevivir. Los ojos fieros comienzan a apagársele… Los astros no duran para siempre.

En la siguiente anotación de De Chivo Los Tamales (v2.0) encontré la información de enseguida que me entristeció:

http://dechivolostamales.blogspot.com/2009/12/la-muerte-del-jaguar-mexicano.html

La muerte del jaguar mexicano

Rosario Manzanos

También encontrarán la noticia en:

http://www.poresto.net/cgi-bin/news.cgi?f=21473

Es el más grande de los felinos de Latinoamérica y el tercero del mundo. El jaguar, dios para las culturas prehispánicas y símbolo de un poderío que ha impactado hasta al mercado automotriz, está por desaparecer si las autoridades gubernamentales no ponen un alto a su matanza.

Un fragmento de la carta enviada por «el doctor Rodrigo Medellín, investigador de la UNAM y organizador del simposio internacional El jaguar en el siglo XXI» a Juan Elvira Quesada, secretario de la Semarnat:

«Los científicos de todos los países del área de distribución del jaguar coincidimos en señalar que una de las causas más severas de mortalidad de jaguares es la cacería directa de animales, ya sea porque han causado algún conflicto al matar ganado, para vender la piel o los colmillos, como trofeos o simplemente porque se les cruzó en el camino».

El doctor Gerardo Ceballos, también investigador de la UNAM, externa su preocupación por la caza a estos felinos:

«En estos tiempos en los que se analiza con tanta atención el calentamiento global, hay que entender que la posible desaparición de una especie como el jaguar sería algo gravísimo».

¡Ah, cómo me gustó el español de la cita adjudicada a Fray Bernardino!

Fray Bernardino de Sagahún describe al jaguar (Panthera onca) en su Historia general de las cosas de la Nueva España:

«Dicen es príncipe y señor de los otros animales. Tiene muy larga vista, aunque haga muy obscuro y aunque haga niebla ve las cosas muy pequeñas; cuando ve al cazador con su arco y saetas no huye sino siéntase, mirando hacia él, sin ponerse detrás de alguna cosa ni arrimarse a nada…»

¿En qué estados de la república hay de estos peculiares felinos?

La mayor parte de la población –dice [el doctor Gerardo Ceballos]– se encuentra en la Península de Yucatán, con más de 2 mil ejemplares, además hay noticias de que los jaguares pueden estar en Guerrero, Nayarit y es probable que en Puebla, el Estado de México e Hidalgo.

Otro fragmento relevante (y no “revelante” como dice la maestra Gordillo) de la carta del doctor Medellín:

Cada jaguar es importante. Asimismo, estamos invitando a toda la población de Latinoamérica a sumarse a los esfuerzos por conservar al jaguar y sus presas, y promover el mensaje de la importancia de conservarlos como una especie clave para la biodiversidad y como un símbolo de la fuerza, el orgullo y el poder de todos los pueblos de América.”

Pa terminar, les pongo unos extractos de un texto que habla de la preponderancia de los jaguares para nuestros antepasados:

http://www.redescolar.ilce.edu.mx/redescolar/publicaciones/publi_reinos/fauna/jaguar/info1.htm

Los Olmecas, quizá la primera civilización mesoamericana, son conocidos como “El pueblo del Jaguar“, debido a que sus cultos son dirigidos principalmente a dioses jaguares…

Así es como el jaguar crea en los Olmecas y demás civilizaciones un complejo de inferioridad y comienzan a respetarlo por medio del culto y la adoración…

En su religión hablan de Tepeyolohtli, Dios jaguar, corazón del monte y señor de las cuevas, que en realidad es Tezcatlipoca disfrazado de jaguar.

Una de las órdenes militares más importantes del pueblo Azteca fue la de “Caballero Tigre”, que en realidad era “Caballero Jaguar”, ya que en el nuevo mundo no existieron tigres.

Noto que las religiones actuales (al menos las de mi país), en contraste con las precolombinas, ninguna hace de sus feligreses unos adoradores de la naturaleza y sus criaturas, sino que convierte a éstas en seres inferiores a la buena de los seres humanos. ¡Qué mancuerna tan nociva hicieron esas religiones con el capitalismo!, aquellas y éste cosifican [1] el mundo; aquella enseña que los humanos son hijos de Dios, hechos a su imagen y semejanza (prerrogativa que no favorece –dicen– al resto de los seres), y el capitalismo, en especial su vertiente neoliberal, toma lo que tiene a la mano [2] para convertirlo, sin el menor escrúpulo, en objeto de explotación. ¡Caray!

Notas:

  1. Cosificación… ¿qué cosa?https://deshollinador.wordpress.com/2009/11/07/cosificacion-%C2%BFque-cosa/
  2. Pragmatismo capitalista en una frasehttps://deshollinador.wordpress.com/2009/09/20/pragmatismo-capitalista-en-una-frase/
Anuncios
Posted in: Ecología, Noticias