El gobierno mexicano evita ir a los servicios públicos de salud

Posted on 21.diciembre.2009

0


http://contralinea.info/archivo-revista/index.php/2009/05/24/atencion-medica-de-elite-para-96-mil-burocratas/

Atención médica de elite para 96 mil burócratas

Ana Lilia Pérez

Concisa la introducción de la reportera:

En México hay dos servicios de salud: uno para millones de trabajadores comunes y otro para 96 mil 254 funcionarios.

Ambos se sostienen con recursos públicos.

Puntualiza, entre otros estadísticos reveladores:

El 50 por ciento de la PEA [Población Económicamente Activa] carece de este derecho pese a que la Constitución obliga al Estado a garantizar el acceso al sistema de salud a los 120 millones de mexicanos, independientemente de si trabajan o no.

Eso fundamenta lo que anoté hace unos días [1]: nuestras autoridades hacen valer la Constitución a su conveniencia, ejemplar al respecto es cada vez que claman que el Estado de Derecho es el objeto de la debelación abusiva de una manifestación o revuelta… ¿Pero qué tal desobedecen –lo que es una violación a la ley– los artículos que les dan obligaciones ante los trabajadores y los desposeídos?

[…] Felipe Calderón autorizó cuatro seguros: de servicios médicos, de vida, de incapacidad total y permanente, y de desempleo, para mandos medios y altos de la Presidencia, Consejería Jurídica, secretarías de Estado, paraestatales y órganos desconcentrados.

Resulta satírico que el autodenominado “Presidente del Empleo” le autorice un seguro de desempleo a sus colaboradores… y nada menos que pagado del tesoro público.

El Presidente es el jefe máximo de las instituciones gubernamentales, sin descontarse las de salud, por tal, ¿cómo es que les autoriza a los servidores públicos un seguro médico con particulares? Desde mi punto de vista, es una manera de reconocer que los servicios que provee su gobierno dejan mucho que desear.

Si los burócratas de niveles alto y medio no confían en las instituciones que constituyen, al menos que tengan la descencia de pagar sus equivalentes privados de su propia bolsa.

Por cierto, el dinero extraído del erario para pagar los citados seguros no es una bicoca:

La SHCP contrató el seguro con la trasnacional Metlife en marzo de 2008, por 1 mil 304 millones 347 mil 826 pesos, es decir, unos 80 millones de pesos mensuales

La reportera Ana Lília Pérez dimensiona el dispendio de una manera harto efectiva (tan efectiva que hasta me avivó la pirosis):

Es decir, la póliza mensual de cada secretario (y cada uno de sus familiares) cuesta a los contribuyentes lo que 10 obreros cobran durante casi un año de trabajo.

No terminaba de recuperarme de los retorcijones cuando leí que Hacienda le requirió a la aseguradora añadir ciertos hospitales no incluidos en el convenio original; en la enmienda, afirma la reportera Ana Lilia, se incluyó el Hospital San José de Zamora, propiedad de Alberto Sahagún Jiménez… ¿Cree una casualidad que este señor lleve el apellido de la señora de Vicente Fox?… No es mera chiripa: la reportera apunta que Alberto Sahagún es cuñado del expresidente.

Una observación aterrizada en la realidad que vivimos los mexicanos:

“Por intereses de diversos sectores, entre ellos los sindicatos, el gremio médico, el grupo de poder político del sector salud y los grupos conservadores y neoliberales, hemos mantenido un sistema de salud segmentado: salud para ricos, salud para clases medias, salud para trabajadores y sus familias, salud para población pobre y población excluida de todo los servicios”, detalla la también presidenta de la asociación civil Iniciativa Ciudadana y Desarrollo Social.

Nuestro gobierno erige y consolida esas diferencias con sus actos, brinda un insuficiente Seguro Popular para los desposeídos, unos raquíticos IMSS e ISSSTE para los trabajadores y un seguro privado de primera clase para los solventes. ¡Cuán irónico que el grado de asistencia médica que el gobierno da a un ciudadano sea inversamente proporcional al grado de necesidad de éste!

El colmo: aun las autoridades de los servicios oficiales de salud están cubiertos por seguros privados:

Ni los funcionarios al mando del cirujano José Ángel Córdova Villalobos parecen confiar en el sistema para el que laboran, sólo así se explica que también su atención médica y la de sus familias sea en clínicas privadas. Los altos directivos son beneficiarios del seguro contratado por la SHCP a Metlife.

Para culminar la presente anotación, les dejo esta sentencia de Sergio Aguayo, uno de los especialistas entrevistados:

Estoy seguro que si el gabinete tuviera que atenderse en una clínica del Seguro Social o del ISSSTE lo pensaría dos veces antes de tomar decisiones, que perpetúan por múltiples caminos la desigualdad en el ingreso”.

Les recomiendo leer todo el reportaje pues está repleto de detalles importantes.

Notas:

  1. Crisis grande, salarios chiquitos: https://deshollinador.wordpress.com/2009/12/19/crisis-grande-salarios-chiquitos/
Anuncios
Posted in: Noticias