«El hombre es un lobo para el hombre»

Posted on 26.abril.2010

0


Había escuchado que «el hombre es el lobo del hombre»; en el siguiente texto, se habla del filósofo Hobbes como creador de tal sentencia:

http://www.luventicus.org/articulos/02A036/hobbes.html

Interesante lo que menciona de que en estado natural todo ser humanos es enemigo de cada congénere (de ahí devino la máxima que mencioné originalmente) y que el miedo resultante orilla a los individuos a formar los estados, para dotarles del poder y luego obtener de ellos protección. Este fragmento es significativo en la materia:

Para que este acto tenga sentido, la sesión de derechos al Estado debe ser definitiva. Los derechos no pueden ser recuperados. El Estado es, por lo tanto, omnipotente.

Hobbes vivió en el siglo XV, por ende los sistemas de gobierno que conoció eran monarquías, modelos absolutos de gobierno; hoy en día, en cambio, el concepto de libertad es considerado uno de los derechos fundamentales si no es que el más apreciado. La nueva configuración de valores exige a los gobiernos la cobertura de las necesidades básicas como la susodicha seguridad sin que ello implique la renuncia de derechos. Ya no se asume que el Estado tenga que ser omnipotente para ser capaz de realizar sus funciones, sino que debe ser moldeado por las masas, ideal que fundamenta el modelo democrático. En adición, las acciones que emanen de los poderes oficiales deben apegarse a las leyes que se engendran en su seno.

Se dice y desdice, mas la oración está en el aire, que México es un Estado fallido. Cierto o falso, es visible que las violaciones graves a la ley son eventos cotidianos; los abusos de poder, sin importar la naturaleza de ese poder (político, judicial, criminal, etc.), menudean en los noticieros, en los periódicos, en las pláticas de sobremesa, ello nos dice que si bien nuestro país tal vez no esté parado en un linde que lo clasifique como un Estado fallido, sí resulta ser uno tan débil por su impericia y dejadez que es incapaz de responder al contrato descrito por Hobbes; dicho de otra manera, el Estado mexicano no impide que el hombre sea un lobo del hombre. Aún peor: el gobierno llega a convertirse en un lobo… y en uno feroz y hambriento como ninguno.

Anuncios
Posted in: Noticias