La abolición de la esclavitud y la volición de la ineptitud

Posted on 20.octubre.2010

0


Un 19 de octubre de 1810 (apenas unas semanas después del célebre Grito de Dolores), don Miguel Hidalgo y Costilla promulgó el primer bando del decreto que vendría a abolir la esclavitud en los territorios de la moribunda Nueva España. Los infractores pisarían la duela del cadalso. En ese mismo decreto se eximió a los indígenas del pago de tributos y otras exacciones, además de ordenársele a los terratenientes la restitución de cualquier tierra arrebatada a los humildes. El decreto final fue promulgado el 6 de diciembre de ese mismo año en la ciudad de Guadalajara.

A pesar del esfuerzo de incontables próceres, en todos los confines y a lo largo de la historia, el apocalíptico jinete esclavizador sigue enhiesto. El informe de Amnistía Internacional titulado «América Latina y El Caribe: Esclavitud del Siglo XXI» [1] rinde un crudo testimonio de ello. De la esclavitud moderna identifica los siguientes tipos:

  • La explotación de la prostitución ajena u otras de explotación sexual
  • Los trabajos o servicios forzados
  • La esclavitud o las prácticas análogas a la esclavitud la servidumbre
  • La extracción de órganos
  • La explotación de la mendicidad ajena
  • El matrimonio servil
  • El turismo sexual

El mismo informe habla de la causa principal: «la realidad de pobreza, pobreza extrema, violencia, o sea las condiciones sociales y económicas que llevan a las mujeres, niñas, niños y adolescentes a ser involucradas en estos delitos».

Da una definición de la explotación criminal que de hecho no diferencio de la definición de empleo legal:

Ese es el delito de la comercialización con seres humanos, sacar un beneficio económico de la explotación de un ser humano.

En adición, cita la acepción del Protocolo de Palermo [2]:

«Por trata de personas se entenderá la captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de personas, recurriendo a la amenaza o a uso de la fuerza u otras formas de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad o a la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra, con fines de explotación».

Por su relevancia, extraigo por mi cuenta el resto de ese párrafo del protocolo:

Esa explotación incluirá, como mínimo, la explotación de la prostitución ajena u otras formas de explotación sexual, los trabajos o servicios forzados, la esclavitud o las las prácticas análogas a la esclavitud, la servidumbre o la extracción de órganos.

Buscando en la web encontré noticias sobre la esclavitud moderna, la trata de blancas y la explotación sexual de infantes son sus versiones más propagadas. En reacción, existen varios movimientos civiles de protesta cuyo ideal es la extinción de esas corrientes criminales que se vienen extendiendo con rapidez [3][4].

A pesar de lo punible desde el punto de vista judicial y lo deleznable desde el moral, los niños explotados para satisfacer la demanda de los clientes pedófilos son más de los que pudiera pensarse inicialmente. En México, por ejemplo, la suma de los menores explotados ya sea para pornografía o prostitución, de acuerdo a los cálculos de la Red por los Derechos de la Infancia (Redim), llega a ser 115 mil. [5]

En el portal de Redim puede encontrarse una tabla con la información de instituciones nacionales e internacionales que luchan contra la pederastia:

http://www.derechosinfancia.org.mx/Recursos/sitios_escn.htm

La explotación sexual no es la única forma de esclavitud contemporánea, existe lo mismo el trabajo forzado a cambio de una remuneración abusiva. Anteriormente escribí al respecto de un reportaje en el diario El Universal que abordó el tema de la esclavitud en el México de nuestros días [6]. El relato del campesino esclavizado es increíble, habla de un sueldo miserable como pago de extenuantes jornadas de sol a sol, de deudas impagables en tiendas de raya que son propiedad de los mismos empleadores o de sus capataces, de falta de derechos de ley como el seguro social, de hacinamiento en galeras, de la inexistencia de días de descanso, de castigos y abusos variopintos… ¿No es tal una descripción del México en el porfiriato?

En el último siglo las tiranías -se supone- están siendo ahogadas por la única dictadura aceptable: la de las democracias. Éstas garantizan -se supone- el derecho de sus gobernados a una vida decorosa y en cierta libertad. Sin embargo, las cifras dadas dicen en alta voz que abunda la barbarie y que esta juega en contra de unos…; en contra de los estratos vulnerables en las sociedades cuyos regidores no atinan a hacer cumplir el contrato social de Hobbes. [7]

Notas:

  1. < América Latina y El Caribe: Esclavitud del Siglo XXI; Amnistía Internacional: http://www.amnistia.cl/web/ent%C3%A9rate/am%C3%A9rica-latina-y-el-caribe-esclavitud-del-siglo-xxi
  2. < Protocolo de Palermo; Naciones Unidas – Derechos Humanos: http://www2.ohchr.org/spanish/law/pdf/protocoltraffic_sp.pdf
  3. < ‘Esclavas del siglo XXI’, la realidad de la prostitución en Plaza Nueva; Sevilla Actualidad: http://www.sevillaactualidad.com/noticias/cultura/artes/7813-esclavas-del-siglo-xxi-la-realidad-de-la-prostitucion-en-plaza-nueva.html
  4. < Correr contra la esclavitud infantil; El Mundo: http://www.elmundo.es/elmundo/2010/10/13/solidaridad/1286984935.html
  5. < «En México, se calcula que alrededor de 85 mil niños y adolescentes son utilizados en la pornografía infantil y entre 16 mil y 20 mil son explotados sexualmente». [vi]
  6. < Festejemos la Revolución Mexicana; Yo, Deshollinador: https://deshollinador.wordpress.com/2009/12/02/festejemos-la-revolucion-mexicana/
  7. < «El hombre es un lobo para el hombre»; Yo, Deshollinador: https://deshollinador.wordpress.com/2010/04/26/el-hombre-es-un-lobo-para-el-hombre/

Fuentes:

Anuncios
Posted in: Análisis, Noticias