De logros que cuestan sangre y modernos gobiernos prestidigitadores

Posted on 2.agosto.2011

0


El viernes pasado el Gobierno del Estado de Jalisco, encabezado por el gobernador Emilio González Márquez, realizó un concierto de gala, culminado en una ceremonia, en honor del cardenal católico Juan Sandoval Íñiguez, hecho que sacude los preceptos de Estado laico ordenados por la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Ésta manda en  específico:

Artículo 130. El principio histórico de la separación del Estado y las iglesias orienta las normas contenidas en el presente artículo. Las iglesias y demás agrupaciones religiosas se sujetarán a la ley. [1]

José Santos Degollado (fig.1)

José Santos Degollado (fig.1)

El homenaje se realizó en el magnífico Teatro Degollado de Guadalajara, lo que le dio un cariz irónico al asunto, puesto que el célebre recinto lleva su nombre en tributo a José Santos Degollado, un destacado exgobernador de Jalisco que luchó al lado de los liberales durante la cruenta Guerra de Reforma.

Fue tan destacada la participación de Degollado en la gesta, que fue ungido con el título de «Benemérito de la Patria» en un homenaje póstumo llevado a cabo durante el gobierno de Benito Juárez [2].

Enterarme de todo ello me hizo querer saber más sobre el episodio de la Guerra de Reforma. Comparto bajo estas líneas un resumen de lo que recabé.

(Espero que nuestras autoridades recapaciten sobre el encarnizado episodio la siguiente vez que sientan la pulsión de hacer una ceremonia de loa a un personaje del clero. Obtener un Estado Laico costó ríos de sangre…).


LA GUERRA DE REFORMA

La Guerra de Reforma, también conocida como la Guerra de los Tres Años, abarca un conflicto armado que en México enfrentó a las sociedades de conservadores contra las de liberales de 1857 a 1860.

ANTECEDENTES

Culminada la Revolución de Ayutla —en que, dicho a grandes rasgos, los sublevados buscaban librarse del régimen autocrático de López de Santa Anna— se comisionó al recién formado Congreso la elaboración de una constitución que erradicara de tajo los vicios remanentes de La Colonia, en especial aquellos del ámbito social.

La magna obra resultante, conocida como Constitución de 1857, fue promulgada el 5 de febrero de ese año.

EL PENSAMIENTO LIBERAL

Benito Juárez (fig.2)

Benito Juárez (fig.2)

Esencialmente los liberales deseaban el establecimiento de un Estado laico, y con ello, el fin de las prerrogativas que las instituciones públicas habían estado tributando al clero durante siglos.

En adición, las leyes dictadas por los liberales intentaban proteger derechos humanos que creían inalienables, como son la soberanía y la libertad individuales, incluyendo las libertades de credo e ideas. Entre los preceptos llevados a altura de ley destacan:

  •  La ley que declaró que el hombre es libre desde el momento que nace. De ésta se derivaron derechos fundamentales como las libertades de profesión, de asociación, de moverse por el territorio nacional, de ser propietario…
  •  La ley que suspendía el carácter oficial del catolicismo, privilegio que esa iglesia hubo mantenido en las constituciones anteriores.
  •  La ley que prohibía cualquier representación oficial en ceremonias religiosas.
  •  La ley de libertad de cultos, que permitía a cada individuo tener la religión que desease.
  •  La ley que designó al Estado como el principal motor de la impartición de justicia, por encima de cortes de otro jaez como las eclesiásticas y las militares. De igual manera, removió los fueros eclesiásticos y militares. A ésta ley se le conoce como Ley Juárez.
  •  La ley que obligaba a los conglomerados de particulares —incluidos los de carácter religioso— a vender la mayoría de sus fincas rurales para que más personas pudieran beneficiarse de ellas. Esta ley es conocida como Ley Lerdo.
  •  La ley que secularizaba los hospitales y las instituciones de beneficencia.
  •  La ley que cancelaba el control de la Iglesia sobre los cementerios.

La obra magna que reflejó el ideario liberal fue el conjunto de las Leyes de Reforma, proclamadas desde el Puerto de Veracruz.

CRISIS POLÍTICA

A fines de 1857, la hegemonía conservadora echó a andar el Plan de Tacubaya, el cual abrogaba la Constitución liberal y convocaba a un congreso extraordinario que elaborase una nueva (obviamente, de carácter reaccionario). La promulgación del plan, en el 17 de diciembre, se considera el detonador de la Guerra de Reforma.

El entonces Presidente de la República Ignacio Comomfort ordenó el encarcelamiento de los opositores más recalcitrantes, entre ellos el presidente de la Suprema Corte de Justicia, el prócer hoy reconocido por antonomasia como el Benemérito de las Américas. No obstante, más tarde Comomfort tuvo que dar la contraorden, toda vez que la represión a los liberales estaba agitando la de por sí voraginosa situación nacional, además que, y quizás sobre todo por esta razón, una reforma al plan conservador lo había desconocido como Presidente.

El daño estaba hecho no obstante, e Ignacio Comomfort quedó parado en un pantano… Sólo fue cuestión de tiempo para que acaeciera su destronamiento y su exilio. Fue en ese momento que Juárez, haciendo efectivo el derecho que como máximo ministro de la Corte la Constitución le confería, se dispuso a ocupar la silla presidencial. Claro es que los conservadores no iban a estar dispuestos a que una figura liberal tomara el control del país en un lapso tan crítico, y por tal, intransigentemente desconocieron la Presidencia liberal y fundaron una paralela, alineada a sus propios intereses.

Las tensiones entre los gobiernos concurrentes —el liberal inicialmente en Querétaro y el conservador arraigado en la capital de la República— pronto rebasaron los lindes políticos y degeneraron en una sangrienta lucha armada.

LA GUERRA

Del lado del gobierno conservador Félix Zuloaga fue nombrado Presidente; sus fuerzas leales apostáronse en el Estado de San Luis. Por su parte, las fuerzas liberales se establecieron al norte del mismo estado.

La primera fase de la guerra fue dominada por el régimen conservador, en buena medida debido a los importantes recursos que la Iglesia le daba, sin minimizarse el apoyo que le brindó el grueso del alto mando militar [3].

El gobierno juarista, acosado por el avance de las tropas enemigas, viose obligado a cambiar su sede, en consecuencia pasando por Guanajuato, Guadalajara y Veracruz. Inclusive el prócer estuvo una temporada en el país de Panamá.

Los combates menudearon, sobre todo en los estados del occidente y del centro de la República, como Guanajuato, Jalisco, Zacatecas, Aguascalientes y Querétaro; mas fue en San Luis Potosí donde acaecieron los más relevantes, como el de la Batalla de Ahualulco, que significó una terrible derrota para los liberales pues cerca de 700 miembros de su ejército perecieron.

En 1858, Zuloaga renunció a la Presidencia conservadora, siendo sucedido por Miramón; el movimiento de poderes reblandeció su posición, traduciéndose en que sus fuerzas enemigas volvieran a hacerse de San Luis.

El gobierno de Juárez decidió entonces poner a un experimentado militar, al general José López Uraga, a la cabeza de sus ejércitos. En conjunto, las acciones abonaron para propiciar una paulatina recuperación de la facción liberal.

DEUDAS

Los enormes recursos materiales que exigía la lucha devinieron en el agotamiento de las arcas de los contendientes, y en pos de rellenarlas, se vieron orillados a firmar tratados desventajosos con extranjeros. Así, los liberales terminaron concediendo a los estadounidenses el libre tránsito por el territorio mexicano y los conservadores acabaron pagando leoninos intereses a los españoles.

ÚLTIMOS DÍAS

El entonces presidente estadounidense James Buchanan, quien al inicio había apoyado la causa de los conservadores, hizo un ofrecimiento a éstos con miras a obtener una parte del territorio mexicano…, oferta que por fortuna fue rechazada. Ante la negativa, Buchanan retiró el apoyo a los conservadores y sin tardanza buscó la reconciliación con el conglomerado liberal.

Fue así que en 1859 el gobierno de Juárez logró el reconocimiento del exterior que tanto anhelaban. A partir de allí la balanza se inclinó a favor de los liberales, comenzaron a granjearse triunfos de peso, y poco después de la Batalla de Calpulalpan, pudieron entrar triunfalmente a la capital de la República como el gobierno oficial. Esto el 1 de enero de 1961, fecha que es considerada —aun y hubo luchas posteriores— el fin de este sangriento capítulo de la historia de México.

Imágenes:

  1. Santos Degollado; Museo de la Fotografía-INAH: http://es.wikipedia.org/wiki/Archivo:Santos_Degollado.jpg
  2. Benito Juárez; U.S. Library of Congress: http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Benito_Juarez.jpg?uselang=es

Referencias:

  1. Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos —Cámara de Diputados: http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/1.pdf
  2. Santos Degollado —Fernando De La Luz: http://www.fernandodelaluz.com/ensayos/08_proceres_santos_degollado.html
  3. La Guerra de Reforma en México —Kalipedia: http://mx.kalipedia.com/historia-mexico/tema/independencia-porfiriato/guerra-reforma-mexico.html?x=20080510klphishmx_31.Kes
  4. La Guerra de Reforma; —Explorando México: http://www.explorandomexico.com.mx/about-mexico/4/175/
  5. La Guerra de Reforma —Rincón del Vago: http://html.rincondelvago.com/guerra-de-reforma.html
  6. El Surgimiento de una Nación- El Legislativo, La Guerra de Reforma y la Intervención Francesa —Cámara de Diputados: http://www.diputados.gob.mx/museo/s_surg7.htm
  7. La Guerra de Reforma —INEHRM; YouTube: http://youtube.com/w/?v=RE0OY7ZbqlY&NR=1
  8.  Conservadore vs. Liberales —José Omar Tinajero Morales; HistorMex; YouTube: http://youtube.com/w/?v=M1B_uf0frBQ&NR=1
Anuncios
Posted in: Historia, Noticias