Los cuatrocientos que no cooperan

Posted on 30.octubre.2009

0


Esta noticia en emeequis trata sobre cómo en México las megaempresas contribuyen pobremente al fisco:

http://www.m-x.com.mx/xml/pdf/195/22.pdf

El verdadero hoyo fiscal

400 grandes empresas (casi) no pagan impuestos

Fátima Monterrosa / Ilustraciones: Leticia Barradas

Escudadas en una legislación que los diputados y el gobierno federal no quisieron tocar, los más de 400 grandes consorcios empresariales del país gozan de un excepcional privilegio fiscal: (casi) no pagan impuestos. Lo reconoce la propia Secretaría de Hacienda en un documento oficial: “400 grandes grupos empresariales acumularon ingresos por 4 billones 960 mil millones de pesos en 2008, pero apenas pagan 1.7 por ciento en promedio de Impuesto Sobre la Renta”.

Esto significa unas 15 veces menos de lo que deberían pagar esos más de 400 consorcios…

El privilegio fiscal será incluso mayor para el próximo año, pues aunque la tasa del ISR subió de 28 a 30 por ciento para empresas medianas y pequeñas y personas físicas (todos los empleados por nómina, por ejemplo), esos grandes grupos pagarán un porcentaje mucho menor.

De acuerdo a la información, el SAT anunció que algunas empresas cosméticas tuvieron en el 2008 ingresos por 7.6 mil millones de pesos, y sus pagos de impuestos fueron de 220 millones… Mi calculadora me dice que pagaron poco menos de un 3% de impuestos por sus percepciones. Otro ejemplo son las tiendas de autoservicio, las cuales pagaron impuestos por 6 mil millones de pesos cuando sus ingresos fueron por 67 mil millones, que es menos del 9%.

Un par de fragmentos sustanciales:

Por ejemplo, los reportes oficiales entregados por 28 de las más grandes empresas del país a la Bolsa Mexicana de Valores revelan que el año pasado sólo pagaron en impuestos el equivalente a 2.1 por ciento de sus ingresos.

Y difirieron pagos, si los llegan a hacer algún día, por una cantidad cercana a la mitad del boquete en las finanzas federales: al menos 132 mil millones de pesos, de acuerdo con un estudio técnico elaborado por el diputado federal del Partido del Trabajo (PT), Mario Di Constanzo, quien fue secretario técnico de la comisión legislativa que investigó el Fobaproa.

Se menciona además que el gobierno reconoce, a través de su secretaría de Hacienda, las debilidades del sistema fiscal corriente y que tales vulnerabilidades son aprovechadas por las grandes empresas para evadir impuestos. Sin embargo, las propuestas fiscales recién presentadas por el gobierno no las eliminan, sólo los controla un tanto; como muestra, las grandes empresas que han postergado el pago de sus obligaciones tendrán hasta el 2014 para finiquitar su adeudo.

Ésta es una declaración de Lorenzo Zambrano, presidente de CEMEX, y quinto en la lista de los mexicanos más acaudalados:

«Ya llegó el tiempo de dejarnos de maniobras legislativas y agarrar el toro por los cuernos; el país necesita soluciones de fondo y serias para crecer, y de manera particular con el impuesto del 2 por ciento al consumo. En todos los países exitosos se grava el consumo y se desgrava el impuesto a las personas y las empresas».

«No hay otra, por más que nos duela a todos, que subir los impuestos».

En otras palabras, dijo que los empleados y las empresas medianas y pequeñas sigan pagando carretadas de impuestos mientras los grandes empresarios sólo lo que alcanzen a tomar entre el pulgar y el índice… y que de esa manera se logra el desarrollo de un país.

Qué curioso que el gobierno utilizó esta misma analogía que sigue para dimensionar la supuesta carga que Luz y Fuerza del Centro era al presupuesto del Estado:

Ese adeudo fiscal de Cemex es equiparable al presupuesto del programa Oportunidades para 2010.

Después remata categóricamente:

Y también es mayor al que recibió la Universidad Nacional Autónoma de México el año pasado.

Ahora que sé estos datos, le preguntaría (si pudiera) al señor Zambrano si deberle una millonada a las arcas públicas también es una acción suya que nos llevará al desarrollo.

Otro de los argumentos del gabinete calderonista para derribar a LyFC, fue que sus pérdidas eran tan pesadas que alcanzaban a reflejarse en el PIB … De acuerdo a lo arrojado por el siguiente fragmento me pregunto si el mismo gabinete piensa reparar los hoyos en su recaudación con el mismo ahínco que desintegraron a la eléctrica, es que, sin abrir mucho los ojos se nota que el impacto de la evasión nos pega más duro:

El diputado Jesús Alberto Cano Vélez, quien forma parte del grupo económico del PRI, asegura que debido a los beneficios fiscales que reciben diversos grupos en México se dejan de percibir más de 500 mil millones de pesos, lo que representa el 4 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

En contraste, las empresas pequeñas y medianas tienen una fuerte carga fiscal. Eso lastra el desarrollo del país. En una entrevista que incluye el artículo de emeequis, el presidente de la Asociación Latinoamericana de Micros, Pequeños y Mediano Empresarios (Alampyme) responde a una pregunta expresa:

–¿Ustedes reciben alguna clase de privilegios fiscales?

–Nunca. Hemos pagado impuestos como lo demanda la Secretaría de Hacienda. Pagamos una tasa de 28 por ciento. Sin embargo, no es lo mismo lo que le cuesta a la micro y pequeña empresa sostener la plantilla laboral y pagar Impuesto Sobre la Renta, Seguro Social, Infonavit, que lo que le cuesta [a] las grandes empresas, que gozan de regímenes especiales, los pagos diferidos. No se compara. El propio gobierno reconoce que los grandes empresarios tienen cerca de 40 años que no pagan Impuesto Sobre la Renta, reinvierten todas sus utilidades, mientras que a la media y pequeña empresa le cuesta seguir avanzando.

Da cuenta el reportaje de que a PEMEX se le carga todo lo que los grandes empresarios dejan de pagar:

Según el titular de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), Arturo González de Aragón, Pemex compensa con creces lo que las grandes empresas no pagan en impuestos. Según reportes de la Bolsa Mexicana de Valores, Pemex pagó 771 mil 700 millones de pesos de impuestos, es decir 54.7 por ciento de las ventas que tuvo el año pasado.

Así que Pemex también subsidia al fisco como consecuencia de los privilegios fiscales a los grandes grupos empresariales.

Pos que cierren a la SHCP porque ese subsidio es oneroso, excesivo, gravoso, colosal, etc., etc.

González de Aragón reveló datos increíbles, pero nunca desmentidos: 50 grandes contribuyentes, es decir grandes consorcios, pagaron en 2005 un promedio de 74 pesos de ISR y 67 pesos de IVA, es decir sólo destinaron 141 pesos al pago de impuestos. Además, dijo, “durante el anterior sexenio se devolvieron 680 mil millones de pesos de impuestos a grandes empresas”…

El artículo incluye esta reveladora tabla creada por el diputado Mario Di Constanzo:

Cuánto pagaron las macroempresas

Enseguida, y para finalizar, la opinión del investigador de la UNAM Arturo Huerta acerca de los gigantes comerciales que atemorizan a la población promulgando vaticinios apocalípticos en caso de que el Estado les cargara la mano:

–¿Qué tan cierto es que los corporativos sufrirán consecuencias negativas en caso de que se derogue el régimen de consideración fiscal y las obliguen a pagar?

–No es cierto. Están chantajeando, dicen que si se derogan esos regímenes especiales se van a ir del país: ¿a dónde se van a ir, porque todo el mundo está en crisis? En ninguna parte van a ganar lo que han ganado aquí. Entonces, el Congreso debe ejercer fuerza, anteponer objetivos nacionales y en consecuencia gravar a estas empresas.

Anuncios
Posted in: Noticias